Prevención de riesgos laborales hostelería

La hostelería presenta riesgos laborales específicos que ningún negocio puede pasar por alto. Las sanciones económicas por no tener cumplimentado un plan de prevención de riesgos laborales hostelería, por no realizar la evaluación de riesgos o por no proporcionar a los trabajadores los equipos de protección individual y colectivos necesarios, por ejemplo, pueden ascender, como poco, a los 2.046 €, incluso, en los casos más graves, al cierre del local.

Proporcionar el equipamiento imprescindible y específico al personal de cocina, camareros y/o personal auxiliar, es una obligación de todo propietario de un establecimiento. Deben prevenir todo tipo de incidencias, desde lógicamente accidentes y negligencias generales, hasta lesiones (musculoesqueléticas, principalmente) y la fatiga física pronunciada. Incluye protocolos de actuación, por ejemplo, en el uso adecuado de EPIs, en casos de incendio o en contextos de evacuación.

Las sanciones por incumplimientos de la Ley de PRL se establecen en la ley de sanciones e infracciones en el orden de lo social. Acciones como estudios de campo y colaboraciones buscan mejorar las condiciones laborales y garantizar un entorno seguro. El compromiso de todos es fundamental para un entorno laboral saludable.

Vamos a saber más sobre la correcta implementación de planes y protocolos de prevención de riesgos laborales en la hostelería.

Normativa vigente en prevención de riesgos laborales

La normativa vigente en materia de prevención de riesgos laborales ha de ser bien conocida por todos los actores del sector hostelería. Es la manera de garantizar la seguridad y salud de los trabajadores en su día a día laboral.

Nos referimos, como acabamos de mencionar, a la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales, que es la que establece el marco normativo en el que se deben desarrollar las medidas preventivas en el ámbito laboral. Esta ley tiene como objetivo principal garantizar la seguridad y salud de los trabajadores, así como fomentar la cultura de la prevención en todas las empresas, incluidas aquellas del sector de la hostelería.

Obligaciones de empresarios y trabajadores

Principalmente, los empresarios tienen la obligación de garantizar la seguridad y salud de sus empleados a través de la implantación de medidas preventivas adecuadas. Esto implica proporcionar la formación necesaria en materia de prevención de riesgos laborales, así como dotar a los trabajadores de los equipos de protección individual requeridos para el desempeño de sus funciones de manera segura.

En el artículo 14.3 de la ley de PRL se especifica que “El empresario deberá cumplir las obligaciones establecidas en la normativa sobre prevención de riesgos laborales”. En su punto 2, “El empresario desarrollará una acción permanente de seguimiento de la actividad preventivay dispondrá lo necesario para la adaptación de las medidas de prevenciónque puedan experimentar las circunstancias que incidan en la realización del trabajo”.

Por su parte, en los trabajadores recae la responsabilidad de cumplir con las normas de prevención de riesgos laborales establecidas por la empresa y colaborar activamente en la promoción de un entorno de trabajo seguro.

El artículo 29 de la ley hacer referencia a las obligaciones de los trabajadores. En su punto 1 aclara que “Corresponde a cada trabajador velar, según sus posibilidades y mediante el cumplimiento de las medidas de prevención que en cada caso sean adoptadas, por su propia seguridad y salud en el trabajo y por la de aquellas otras personas a las que pueda afectar su actividad profesional, a causa de sus actos y omisiones en el trabajo, de conformidad con su formación y las instrucciones del empresario”.

Inspección PRL

Principalmente por la seguridad de la plantilla y de toda persona que interactúe con el establecimiento, un plan de prevención de riesgos laborales hostelería bien diseñado e implementado, es necesario y obligatorio. Pero luego pensar que en cualquier momento podemos ser sometidos a una inspección de trabajo en materia de PRL, y debemos tener vigentes y en aplicación las medidas de seguridad para en prevención de riesgos y accidentes laborales.

Bien sabemos que la visita de un inspector/a de trabajo supone un escrutinio exhaustivo que seguramente el propietario/a del hostal, hotel, restaurante o bar, o el responsable en su caso en materia de prevención de riesgos, vivirá en primera persona junto al inspector/a.

Si el inspector de Trabajo y Seguridad Social notificase la existencia de una infracción en el establecimiento o en las condiciones de los trabajadores, requerirá al empresario para su subsanación, salvo, según dice el artículo 43 de la ley de PRL “que por la gravedad e inminencia de los riesgos procediese acordar la paralización prevista en el artículo 44. Todo ello sin perjuicio de la propuesta de sanción correspondiente, en su caso.”

Todo en regla con la documentación

Nos pedirán lógicamente ciertos documentos relacionado con nuestros protocolos de PRL y, en general, documentación en materia de prevención de riesgos laborales que debemos tener al día. Desde el mismo plan de prevención de riesgos laborales (donde ya aparecen las medidas y acciones de protección de los protocolos) hasta resultados de los análisis sanitarios de la plantilla, pasando por certificados aprobados en materia de limpieza y desinfección, análisis de Peligros y Puntos de Control Crítico (APPCC) o alérgenos. Es posible que según determine el inspector/a, nos soliciten más documentación como un listado con los accidentes laborales y bajas por enfermedad de más de un día de duración.

Prevención de riesgos laborales en el sector de la hostelería

¿De qué riesgos exactamente estamos hablando en un sector como la hostelería? Los vemos mejor diferenciados por roles profesionales:

Riesgos específicos del personal de cocina

El personal de cocina se enfrenta a diversos riesgos en su entorno laboral. Entre ellos se destacan las quemaduras y cortes, habituales por el continuo manejo de herramientas afiladas y utensilios calientes en la cocina. Ello aumenta el riesgo de sufrir quemaduras y cortes lógicamente, por lo que es crucial seguir protocolos de seguridad.

Como medida preventiva básica, la formación en PRL relacionada con el sector de la hostelería. A continuación, el correcto estado de los útiles de corte, que junto a un manejo responsable, funcionará como prevención de cortes.

Como complemento directo, atendemos ahora a los elementos de protección individual. Por ejemplo, el uso de guantes, que sean anti cortes (guantes cota de malla) e incorporen protección contra el calor.

Luego, las lesiones musculo esqueléticas. Las tareas repetitivas de manipulación de cargas generalmente afectan drásticamente a nuestro cuerpo a nivel muscular u óseo. Son comunes las lesiones en músculos y huesos, especialmente si no se adoptan las medidas adecuadas de prevención.

Caídas por resbalamiento son otra de las situaciones que un buen plan de prevención de riesgos laborales en hostelería debe tratar de minimizar. El calzado de protección es básico para los profesionales dentro de las cocinas. Modelos certificados con suelas antideslizamientos.

Además del riesgo de electrocución (las instalaciones eléctricas deben estar en perfecto estado y el servicio bien regulado), mencionamos por último los riesgos biológicos por la manipulación de alimentos, y los riesgos químicos, en caso por ejemplo, de realizar tareas de limpieza, reposición del líquido del lavavajillas, etc.

Riesgos para los camareros

Los camareros/as, por otro lado, enfrentan también riesgos relacionados con la naturaleza física de su trabajo, y que lógicamente han de estar previstos en los protocolos de prevención de riesgos laborales hostelería. Algunos de ellos los acabamos de comentar (lesiones musculo esqueléticas, caídas por resbalamiento), y otras, también muy relacionadas con las anteriores, se refieren a problemas reumatológicos.

La bipedestación prolongada podría provocar problemas circulatorios (varices, hinchazón de los pies…), así como dolor lumbar y problemas generales en las articulaciones. Al hilo, las posturas forzadas que durante el servicio a veces adquieren, les puede ocasionar a los profesionales hosteleros problemas reumatológicos a largo plazo. También tener en cuenta golpes en brazos, piernas y espalda que pueden contribuir a estos riesgos asociados al puesto de trabajo. Para prevenirlos, se deben adoptar medidas en relación a la higiene postural, lo que llamaos también ergonomía en el trabajo.

Tanto camareros como el personal de cocina ha de estar prevenido de posibles contaminaciones provenientes de las instalaciones o de los propios alimentos. Ni que decir tiene que la desinfección, la limpieza pulcra de las instalaciones y la correcta conservación de los alimentos ayudarán directamente a evitar tales problemas.

Por último, hablamos del estrés, ocasionado generalmente del ambiente de trabajo y sus condiciones. Las habituales largas jornadas laborales, junto a la presión de las horas punta, generan episodios de estrés y ansiedad evidentes.

prevención riesgos laborales hostelería

Riesgos del personal auxiliar de hostelería

Por último, mencionamos al personal auxiliar encargado de tareas como la limpieza y el mantenimiento, aunque en muchos bares y restaurantes, son los propios camareros y cocineros.

Especial precaución con el uso de productos químicos, la exposición prolongada a ambientes húmedos y la manipulación de utensilios de limpieza, que bien sabemos que conllevan riesgos para la salud.

Medidas preventivas recomendadas

Hablando de prevención de riesgos laborales en hostelería, nos referimos a:

  • Proporcionar formación en el manejo seguro de productos químicos y utensilios de limpieza.
  • Garantizar la utilización de equipos de protección individual adecuados.
  • Establecer protocolos de trabajo seguros para evitar lesiones y accidentes.
  • Limpieza estricta diaria para evitar cualquier tipo de contaminación biológica.
  • Vestuario adecuado (en especial, el calzado).
  • Correcto uso del material (utensilios de cocina y demás herramientas, bien organizadas y desinfectadas).

Sanciones por incumplimiento de normativas

El incumplimiento de la normativa en materia de prevención de riesgos laborales hostelería puede acarrear sanciones tanto para los empresarios como para los trabajadores. Estas sanciones pueden variar en función de la gravedad de la infracción, pudiendo llegar incluso a la imposición de multas económicas significativas.

Las sanciones por incumplimiento en materia de prevención de riesgos laborales en un bar, restaurante u hotel se dividen en dos categorías: económicas y no económicas.

Sanciones económicas

La cuantía de la multa dependerá de la gravedad de la infracción, la empresa y el tipo de infracción. Se clasifican en leves, graves y muy graves.

Sanciones leves:

  • Grado mínimo: multa de 40 a 405 euros.
  • Grado medio: multa de 406 a 815 euros.
  • Grado máximo: multa de 816 a 2.045 euros.

Sanciones graves:

  • Grado mínimo: multa de 2.046 a 8.195 euros.
  • Grado medio: multa de 8.196 a 20.490 euros.
  • Grado máximo: multa de 20.491 a 40.985 euros.

Sanciones muy graves:

  • Grado mínimo: multa de 40.986 a 163.955 euros.
  • Grado medio: multa de 163.956 a 409.890 euros.
  • Grado máximo: multa de 409.891 a 819.780 euros.

En casos muy graves, se puede ordenar el cierre temporal o definitivo del local. También existe la posibilidad de inhabilitación para el ejercicio de la actividad al propietario o a la empresa durante un período determinado.

Sanciones no económicas

Requerimiento de subsanación: La Inspección de Trabajo puede requerir a la empresa que subsane las deficiencias detectadas en materia de prevención de riesgos laborales.

Apertura de un expediente sancionador: La Inspección de Trabajo puede abrir un expediente sancionador a la empresa.

Publicación de la sanción: En caso de sanción grave o muy grave, la Inspección de Trabajo puede publicar la sanción en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Prevención de riesgos laborales en hostelería: Acciones de mejora

¿Qué se podría hacer para mejorar y aumentar la seguridad en los establecimientos en materia de PRL 🤔? Determinados hoteles, por ejemplo, disponen de guías técnicas para sus empleados/as, que les proporciona información detallada sobre las medidas de prevención a seguir en el entorno laboral de la hostelería. Estas guías, básicamente, contienen instrucciones claras y prácticas para minimizar los riesgos laborales y garantizar un ambiente de trabajo seguro.

Son muy útiles los estudios de campo, por ejemplo. Se centran en identificar los riesgos laborales específicos a los que se enfrentan los trabajadores en el sector hostelero. Mediante la realización de análisis de riesgos, se pueden implementar medidas preventivas adecuadas y diseñar estrategias para reducir los accidentes laborales.

Formación en prevención de riesgos ergonómicos

La formación es un complemento ideal en cualquier ámbito laboral, pero en temas de prevención de riesgos, más aún si cabe. En este caso, mencionamos la formación en prevención de riesgos ergonómicos. Se le da poca relevancia entre todas las medidas que un plan de prevención de riesgos laborales hostelería ha de tener, pero deberíamos concienciar más a los trabajadores sobre la importancia de mantener posturas correctas y adoptar hábitos saludables en su jornada laboral.

Las empresas hosteleras lo conseguirían sin duda si implementaran más formaciones al respecto. Se prevendrían muchas lesiones musculo esqueléticas y se mejoraría considerablemente la salud laboral general dentro del sector.

Conclusiones

La concienciación y la formación en materia de prevención de riesgos laborales ya decimos que son pilares clave para garantizar un entorno laboral seguro en el sector de la hostelería. Que tanto empleadores como trabajadores estén capacitados para identificar y mitigar los riesgos laborales a los que se enfrentan en su día a día.

Ya hemos visto cómo ha de ser un servicio de prevención de riesgos laborales hostelería. Su objetivo en proteger el entorno de trabajo, proveer de información y herramientas a los empleados/as para garantizar su seguridad, la de los clientes y la del propio lugar, y, claro está, reducir los riesgos asociados a las tareas que realizan diariamente y cumplir administrativamente con las normativas vigentes en materia de PRL.

En Taprega, como especialistas en servicios de prevención de riesgos laborales, ayudamos a infinidad de empresas hosteleras en España a cumplir con la normativa, a estar bien informados de todas las actualizaciones de su sector en materia de PRL y les brindamos un asesoramiento personalizado continuo para su seguridad y la de sus trabajadores.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comparte:

Publicaciones relacionadas

Información de contacto